23 septiembre 2007

NO PUDO SER

Y despues de dos suspensiones, llegó el día, y lamentablemente no pudo ser.


Lucia, desde aqui, te damos las gracias, porque has dejado el pabellón bien alto, siempre con esa sonrisa, hasta el viernes, cuando casi todas las niñas salian llorando de la Plaza de Toros, tú seguias sonriendo. Lo has hecho muy bien.

Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio.
Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK Más información | Y más